Downtown Madrid - El Madrid de los Austrias

by John Bascombe on Monday, February 16, 2015

Plaza Mayor Madrid

Versión española abajo


Just talking about Spain’s capital city of Madrid conjures images of a rich variety of emblematic monuments and attractions. We also recognize it as a cosmopolitan city brimming with cultural, political, and economic energy.

Madrid however has not always been the wonderful city it is today. Urban development did not begin to thrive in the city until King Felipe II established it as the capital and placed the royal court here in 1561. Madrid’s inspired architectural heritage can be observed all around the city center, which is known as El Madrid de los Austrias since the Austrian Habsburg monarchs were responsible for transforming and modernizing the city.

As the home of the royal court the city’s demographics changed dramatically: when Madrid was first established as the capital it had just 10,000 residents, a figure that grew to 40,000 in just 15 years. By the end of the century the population was up to an impressive 100,000 people.

Let’s explore this downtown area, taking a special peek at some of the buildings and architectural ensembles that best capture its Habsburg period.

One of the city’s most symbolic and most visited attractions is the Plaza Mayor (main square). It has always been, and it still is, a meeting point for local residents. 237 balconies have overlooked the square for centuries, from which observers have witnessed bull fights, popular performances and acts of the inquisition. Noteworthy among the square’s establishments are the Casa de la Panadería (House of the bakery) and the Casa de la Carnicería (House of the Butcher Shop), both of which house different municipal institutions today. A statue of King Philip III on horseback occupies the center of the plaza. You can exit the square through any of its nine entryways, including the Arco de Cuchilleros, which leads us to the Cava de San Miguel, the location of some the area’s most traditional and popular taverns.

If we continue on this road we will reach the Palacio de Santa Cruz, the old city jail which currently houses the Department of Foreign Affairs (in the Plaza de de la Provincia). The 17th century San Isidro Church is further along Calle Toledo, which has served as Madrid’s provisional cathedral since 1993.

Close by, in Cava Baja, we find ourselves near one of the city’s most worthy monuments: a restaurant called Botín, considered by the Guinness Book of World’s Records to be the oldest restaurant in the world. Botín has been pleasing picky palates since 1725.

After checking out San Miguel Market we arrive to Plaza de la Villa. This square is the location of historical buildings such as the Casa de la Villa, which was Madrid’s City Hall building until just a few years ago.

We make our way back to Calle Mayor then head along Calle Bailén toward the Plaza de Oriente, an enormous space that traditionally hosted grand celebrations during Franco’s dictatorship. The space is back dropped by the Palacio Real (royal palace), an impressive structure for its size and magnificence. Wandering around the gardens of Sabatini next to the palace we can see the Plaza de Isabel II and the hexagon shaped Teatro Real (Royal Theatre).  Following the crowded Calle Arenal, we end up at the Puerta del Sol for photo ops of a few of Madrid’s most recognizable spots: below the clock tower that Spaniards around the country tune in to watch on New Year’s Eve, in front of the kilometer zero mark (Spain’s road network was based on this point), or next to the statue that displays the symbol of the city, a bear and an Arbutus tree.

El Madrid de los Austrias

Si hablamos con alguien de la capital de España hay una gran cantidad de sitios y monumentos emblemáticos que nos vienen a la memoria. También identificamos Madrid con un centro cosmopolita y lleno de vida cultural, política, social y económica a nivel nacional e internacional.

Pero Madrid no ha sido siempre la espléndida ciudad que es ahora. Hasta el siglo XVI, cuando el rey Felipe II estableció en la ciudad la corte y la capitalidad de España, en 1561, no empezó el florecimiento arquitectónico y urbanístico de la Villa y Corte, esplendor que se puede contemplar dando un paseo por el centro de la ciudad, por lo que se ha dado en llamar el Madrid de los Austrias, ya que fueron los reyes de la dinastía de Habsburgo los responsables directos de la transformación y modernización de la ciudad.

La importancia de ser la sede de la corte real se puede ver en la evolución demográfica de la ciudad: en el momento de la declaración de capitalidad Madrid contaba con unos 10.000 habitantes, que llegaron a una 40.000 quince años después del cambio de estatus urbano a capitalino y, a finales del siglo sumaba la cifra nada despreciable de 100.000 habitantes.

Vamos a dar una vuelta por el centro madrileño siguiendo algunos de los edificios y conjuntos arquitectónicos más relevantes de este periodo.

Uno de los lugares más simbólicos, representativos y visitados de la ciudad es, sin duda alguna, la Plaza Mayor. Este espacio ha sido, y sigue siendo, uno de los lugares de encuentro de los madrileños. Desde sus 237 balcones se han podido presenciar corridas de toros, espectáculos populares y también los autos de fe de la Inquisición contra los herejes. En el conjunto de la plaza destacan la Casa de la Panadería y la de la Carnicería, que ahora albergan diferentes organismos municipales. En el centro de este rectángulo se yergue la estatua ecuestre del rey Felipe III. Entre las nueve puertas que permiten el acceso a la plaza destaca el Arco de Cuchilleros, que salva un gran desnivel que nos lleva a la Cava de San Miguel, donde se encuentran algunas de las tabernas más tradicionales y populares.

Si seguimos el camino llegaremos al Palacio de Santa Cruz, antigua cárcel de la ciudad que hoy es la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la Plaza de la Provincia. Hacia la calle Toledo está la Colegiata de San Isidro, del siglo XVII, que ha sido la catedral provisional de Madrid hasta 1993.

Muy cerca, en la Cava Baja, nos encontraremos en las proximidades de uno de los monumentos dignos de visita en Madrid: el restaurante Botín, considerado por el libro Guinness como el más antiguo del mundo, que sigue deleitando los paladares más exigentes desde 1725.

Nunca demasiado lejos encontramos la Plaza de la Villa, a la que llegamos tras visitar el Mercado de San Miguel. En esta plaza se encuentra, entre otros edificios históricos, la Casa de la Villa, que fue el Ayuntamiento madrileño hasta hace cuatro años.

Regresamos a la Calle Mayor y nos dirigimos a la de Bailén, en dirección a la Plaza de Oriente, un enorme espacio que fue el tradicional escenario de las grandes celebraciones durante la dictadura de Franco. Allí mismo está el Palacio Real, impresionante en su inmensidad y magnificencia, muy próximo a la Catedral de la Almudena. Paseando por los jardines de Sabatini, junto al Palacio Real, podemos volver la mirada a la Plaza de Isabel II, donde se encuentra el hexágono  del Teatro Real y, por la populosa calle Arenal, llegarnos hasta la Puerta del Sol para hacernos una foto en alguno de los lugares tópicos-típicos de ésta: debajo del reloj emblemático de las campanadas de fin de año, sobre la marca del kilómetro cero (todas las carreteras de la red radial de España empezaban aquí) o junto a la estatua que representa al tótem y símbolo de la ciudad, el oso y el madroño.

En una mañana hemos dado un viaje alrededor del Madrid de los Austrias y descubrimos que esta ciudad esconde muchos rincones fantásticos por los que vale la pena perderse sin prisa, disfrutando de la atmósfera amable de este poblachón castellano (en el buen sentido de la palabra) que es Madrid.


Keywords: madrid,attractions in madrid,plaza mayor madrid,oldest restaurant in the world,madrid attractions,puerta del sol madrid,spain capital city,downtown madrid

Comments

1 » Andrej (on Thursday, February 26, 2015) said:

me encanta leer todos los textos que envian ustedes.

saludos de Eslovenia