El Quijote en América

by Diego on Monday, April 04, 2016

Don Quijote

En 2016 se cumplen 400 años de la desaparición del que quizá es el más importante escritor de nuestra lengua, Miguel de Cervantes. Hay actos programados en todos los rincones de España y América Latina. Por cierto, ¿sabéis que Cervantes nunca puso su pie en América?

No sería por falta de ganas. Se sabe que Don Miguel pidió al Presidente del Consejo de Indias un puesto en América merced a sus servicios prestados a la corona en la batalla de Lepanto y como requisador de víveres para la Armada; pero la petición no prosperó.

Pero sí prosperó su obra allende los mares. Lo curioso es que no se sabe a ciencia cierta cuándo llegó la novela a América. Por aquella época la única manera de que un libro llegara al otro lado del Atlántico era en el equipaje del pasajero de un barco y, desgraciadamente, desconocemos la identidad de ese héroe cultural que llevó al hidalgo a otro continente.

De lo que sí hay constancia es del escrutinio inquisitorial de un pedido de 40 ejemplares llevados a Perú desde Sevilla allá por 1605. Algo que tampoco se sabe es cómo hizo el libro para pasar el proceso de la poderosa Inquisición y más cuando estaba prohibido que se llevaran a América libros de “historias vanas”. ¿La excusa? No era que otra que evitar que los indios leyesen.  ¡Lo que son las cosas! Si por un lado la Iglesia pudo haber evitado la llegada del Quijote a América Latina, por otro lo fomentaba; y es que un gran valedor de la obra en el virreinato del Perú fue el fraile dominico Diego de Ojeda.

La obra fue un éxito por aquellas tierras y una prueba de ello es que se tiene constancia de que fiestas de la región de Pausa de 1607 hubo quien se disfrazó de don Quijote.

El caballero de la triste figura iría más allá de los disfraces y las imprentas. Su ejemplo de caballero impenitente enfrentado por ideal a fuerzas aparentemente titánicas, con sus grandezas y sus amarguras, cundió entre los libertadores americanos. Ya en su momento, cuando se le preguntó a Simón Bolívar quiénes eran los tres ilusos más grandes de la historia respondió “(…) hemos sido Jesucristo, don Quijote y yo”.

Es probable que Bolívar tuviera en mente en conocidísimo episodio del caballero y los gigantes que resultan ser molinos; un episodio que ha sido estudiado por muchos intelectuales americanos que han vísto en él la perfecta metáfora de la liberación así como el signo del cambio de los tiempos: los grandes ideales, a menudo tenidos por el resto como fantásticos, que sin embargo nos mueven a enfrentarnos a grandes retos y dificultades. Puede que no salgamos bien parados tras la lucha; pero tendremos por seguro que hemos hecho lo correcto.

De lo pragmático y desconocido de su llegada a lo romántico e histórico de su permanencia el Quijote se ha convertido en un emblema y símbolo de América. Uno incluso se atrevería a decir que es un símbolo más presente incluso que en España. Al fin y al cabo pensemos… ¿No tenían un poco de Quijote aquellos emigrantes que fueron a una tierra desconocida para buscar libertad y fortuna?


Keywords: don quijote, el quijote en america, llegada del quijote a america,

Comments

No comments found.