¿Te vienes de paseo por Oaxaca?

by Sara on Monday, September 25, 2017

Para viajar a otro país o a una ciudad desconocida, lo más normal es que haya dos formas: a la aventura o siguiendo una ruta. Por eso, como sabemos que te gusta ir a la aventura, pero bien informado, te proponemos una ruta que parte de nuestra escuela de español don Quijote y hará que conozcas los mejores lugares y las zonas más importantes de Oaxaca.

Para recorrer toda la ciudad al completo nos llevaría horas y horas para verlo todo. Por eso, aquí tienes los mejores lugares para conocer el centro histórico de Oaxaca.

Lee la versión en inglés

Caminando 5 minutos desde la Escuela don Quijote, nos encontramos con el Templo de Santo Domingo. Esta primera parada es un templo construido en la época en la que llegaron los dominicos a Oaxaca, hacia finales del siglo XVI. Aunque dicen que lo importante está en el interior, en esta ocasión la fachada es casi tan bonita como el templo, que alberga diez capillas con más de 20 pinturas.

Se inició su construcción en el año 1570 y se inauguró sin acabar en 1608. La huerta de este templo fue, en su momento, un jardín botánico sin igual en toda Oaxaca. Tanto la arquitectura típicamente europea junto con las ideas que dieron los propios constructores mexicanos dio como resultado un templo que sobresale por encima de todas las edificaciones del resto de la ciudad.

A tan solo un minuto andando desde el templo, llegamos a la Calle Macedonio Alcalá. Es, sin duda, la calle más turística de toda Oaxaca. De hecho, para que la gente pudiera pasear tranquilamente, en 1985 se cerró el paso a los coches y se hizo peatonal. De esta forma, todos el que camina por Macedonio Alcalá puede disfrutar de los monumentos, de las tiendas y de todos los colores que adornan y visten esta calle.

Durante tu paseo por esta zona, puedes pararte en cualquiera de los cafés que hay a los lados, comer en uno de los muchos restaurantes, probar los típicos chapulines, tamales o beber un poco del famoso mezcal. También tienes una gran cantidad de tiendas para poder llevarte el recuerdo de Oaxaca que quieras.

Si después de disfrutar de esta calle, llegas hasta casi el final, a unos 3 minutos te encontrarás con el Museo de Arte Contemporáneo. Inaugurado en 1992, es el lugar en el que se unen las tradiciones más típicas de Oaxaca con la cultura internacional del momento. Cuenta con una programación que mezcla los más novedoso con lo más tradicional, para que todo el que pase se encuentre como en casa.

Y, por si fuera poco, la fachada es del siglo XVII, muestra de que la cultura permanece.

A unos pocos pasos del Museo, tienes a tu disposición uno de los teatros más importantes de todo México, el Teatro Macedonio Alcalá. Aunque se estrenó en el año 1909, unos veinte años después se le cambió el nombre por el que hoy todos lo conocemos y que puedes leer en lo más alto de su fachada.

Con varias restauraciones, este teatro ha sido el lugar de celebración de numerosos actos religiosos, militares y de diversas índoles. Pero, aunque el teatro haya cambiado durante toda su existencia, lo que no puede cambiar es que es un digno Patrimonio de la Humanidad.

Si seguimos descubriendo Oaxaca, a 2 minutos paseando desde el teatro nos encontramos con el lugar en el que se crea y se difunde la cultura. El Centro Académico y Cultural San Pablo también ofrece espacios para que todo el que se acerque pueda conocer la cultura indígena. Es decir, es el lugar en el que se reúne buena parte de la cultura pasada, de la presente y de la indígena. Lo necesario para conocer a fondo la historia y las tradiciones de México.

Y para acabar con nuestra ruta del centro de Oaxaca, el mejor lugar para descansar es el Mercado Benito Juárez. A unos 7 minutos caminando desde el centro académico, este mercado es el más antiguo de toda la ciudad, ya que se inauguró en el año 1893. Tienes una cantidad increíble de elementos para comprar o para probar. Desde ropa, complementos o joyería, hasta artesanía, frutas, verduras o muchos otros tipos de alimentos.

Pero no corras. Hay tres cosas muy concretas que tienes que probar en este mercado antes de irte. Por un lado, el pan de yema es un alimento casi de fiesta. Tiene un sabor único que te recordará a tu paso por Oaxaca. Por otro, si te pides un chocolate de mesa en uno de los puestos, te lo molerán en el momento con el ingrediente que tú le pidas. Canela, vainilla, almendras… lo que más te apetezca. Y, por último, desde que llegues hasta que salgas de Oaxaca, tendrás mil y una oportunidades para probar los chapulines. Aunque ya te avisamos, es solo apto para los más aventureros.

Ven a Oaxaca a disfrutar de la buena vida, adéntrate en la cultura mexicana desde el primer momento y déjate llevar por todo lo que esta ciudad tiene para ofrecerte.

¿Te atreves?


Keywords:

Comments

No comments found.