La Navidad en Latinoamérica

by Diego on Tuesday, December 05, 2017

Si la Navidad es mágica en todos los hogares, en los de Latinoamérica lo es aún más. Se unen tradiciones antiquísimas con otras llevadas por los españoles, se puede dar el caso de que la Navidad se celebre a pleno sol. En Latinoamérica hay una Navidad fascinante, curiosísima y con mucho color. ¿Os gustaría conocer algunos de sus aspectos?

Lee la versión en inglés

En primer lugar vamos a México. Su Navidad comienza el 16 de diciembre y entre sus manifestaciones más características están las posadas, en las que se representan los padecimientos que sufrieron la Virgen María y San José buscando en Belén lugar para el nacimiento de su hijo. A estas se unen las llamadas pastorelas, que representan las penurias de los pastores que fueron a visitar al niño Jesús; pero dejemos las penurias y pasemos a la alegría de las piñatas. Las piñatas de Navidad son especiales: tienen forma de estrella de siete puntas, una por cada uno de los pecados capitales y, al ser rotas, la lluvia de dulces que cae de ellas representa la recompensa por haber resistido a las tentaciones.

Ahora vamos a Ecuador. En este país existen bellísimas versiones de los famosos belenes, representaciones del nacimiento de Jesús, pero en el país es tradición tapar la figura del niño Jesús hasta el día de su nacimiento, en nochebuena. Por cierto, en Ecuador los más pequeños escriben, al menos un mes antes de Navidad, una carta al niño Jesús en la que piden sus regalos por haberse portado bien. El festejo más vistoso tiene lugar durante la noche de año nuevo: se exponen muñecos en las puertas, cada uno de ellos con un testamento de cosas que deja el año viejo al que viene. A las 12 de la noche, estos muñecos son quemados para alejar lo malo que pueda venir el año siguiente.

En Costa Rica tiene lugar un impresionante festejo llamado “Tope”. En el de San José participan jinetes de todo el valle, bandas, hasta payasos y bailarinas. Otra de las celebraciones más típicas de Navidad en Costa Rica también tiene un elemento solidario: se trata de la tradicional iluminación del Hospital de los Niños, un acto bello, espectacular y muy emotivo. La alegría continúa en el Festival de Luz, una cabalgata nocturna en la que bandas de música y carrozas llenas de luz llenan de mensajes positivos la calle.

La luz es también un elemento fundamental en una de las celebraciones más entrañables de Colombia. El 7 de diciembre, víspera de la Inmaculada Concepción, miles de colombianos colocan velas encendidas las calles; ¿su cometido? Guiar el camino de la Virgen. Igualmente conmovedora es la celebración de la Novena de Aguinaldos, en la que durante 9 días y alrededor de un pesebre, niños y mayores cantan villancicos. Durante estos eventos se intercambian dulces y postres típicos.

Una de las tradiciones navideñas más curiosas de Perú tiene lugar en el poblado de San Pablo, entre Cuzco y Pruno: la carrera de los Reyes Magos. En ella los reyes, que no se llaman “Melchor”, “Gaspar” ni “Baltasar” sino Inkarri, Mistirri y Negrorri, compiten por el futuro del poblado. Si gana Inkarri será un buen año de cosechas en los valles cuzqueños; si gana Mistirri, la región que gozará de fortuna será el altiplano y sus ganados;  si gana Negrorri habrá escasez en todas las regiones, pero llegará la fortuna en forma de dinero.

En Chile lo más característico y fascinante de la Navidad también corre por cuenta de la naturaleza. Al estar ubicado en el hemisferio sur en diciembre es verano por lo que podrás celebrar la llegada del “Viejo Pascuero” (así es como llaman a Papá Noel) en plena playa con un vaso bien frío de de “cola de mono”, un cóctel tradicional de Navidad elaborado con aguardiente, leche, café, azúcar, canela y vainilla.

Otro país que celebra la Navidad en un ambiente veraniego es Argentina. Es curioso ver las calles a pleno sol decoradas con elementos típicamente invernarles, pero este tiempo se convierte en una delicia cuando se saborea una típica comida “a la canasta” en la que no suele faltar la típica parrilla argentina al aire libre.

Con esto concluimos nuestro paseo por la navidad en algunos lugares de Latinoamérica. Quedan muchos países que citar, muchas costumbres navideñas… y os invitamos a descubrirlas.

Por cierto… ¡FELIZ NAVIDAD A TOD@S!


Keywords:

Comments

No comments found.

« Next Article: Christmas in Latin America

» Previous Article: Halloween también habla español