¿Medias naranjas o naranjas enteras?

by Patricia Mendez on Monday, February 04, 2019

Hay una expresión popular que dice que España es la huerta de Europa. Gracias a su clima, produce una gran cantidad de frutas, hortalizas y verduras durante todo el año, que acaban en las mesas de todos sus vecinos europeos. Quizás por ese motivo, en español existe prácticamente un dicho para cada fruta.

Una de ellas es la naranja, que además de ser todo un símbolo de la gastronomía valenciana, es también un ingrediente con mucha presencia en la dieta mediterránea. Además, este cítrico es el protagonista de una expresión muy popular: ser la media naranja de alguien. Haz clic aquí para descubrir en inglés qué significa.

Nuestra media naranja, según la tradición oral, es aquella persona que nos completa a la perfección. Posee los atributos que nos faltan a nosotros y carece de nuestras mejores cualidades. Por eso, constituye una pareja ideal con la que compartir toda una vida feliz. Veamos un ejemplo de su uso:

Jorge ha encontrado al fin su media naranja. Está muy ilusionado con su nueva pareja.

Esta expresión encuentra su origen en la obra El banquete, de Platón. En ella, el filósofo retransmite las enseñanzas de Aristófanes acerca del origen de la raza humana. Según el relato, las personas eran al principio la unión de dos fisonomías perfectas; tenían cuatro brazos, cuatro piernas, una cabeza con semblantes enfrentados, etc.

Un día, los hombres osaron aprovecharon su fuerza para escalar al cielo y retar en combate a los dioses. Como castigo, Zeus decidió separar a cada persona en dos y así disminuir su poder sin destruirlos del todo. Fue así como cada ser humano acabó desterrado en dos cuerpos.

Hoy en día utilizamos esta expresión en un tono positivo para describir el hecho afortunado de encontrar a la pareja perfecta. Sin embargo, el mito de Aristófanes no tenía un final tan feliz.

Cuenta la historia que, tras separar a los humanos, cada mitad dedicaba su vida a encontrar desesperadamente la parte que la completaba. Una vez hallada, ambas se unían en un abrazo del que nunca más se desharían. Las medias naranjas no querían hacer nada la una sin la otra y acababan muriendo de hambre e inactividad.

Ahora que se acerca San Valentín, tendrás la oportunidad de practicar la nueva expresión española que has aprendido hoy. Quién sabe, quizás estés a punto de encontrar a tu media naranja. Mientras tanto, pincha en el siguiente video para aprender más frases hechas con comida y sorprende en clase con tu vocabulario.


Keywords:

Comments

No comments found.