El Sol: un juez implacable

by Patricia Mendez on Monday, March 25, 2019

Las temperaturas cálidas son uno de los mayores atractivos turísticos de España y de muchos países latinoamericanos. ¿A quién no le gusta dar un paseo por la playa o sentarse en una terraza a tomar algo refrescante?

Sin embargo, en épocas estivales, el sol puede pasar de ser un aliado a convertirse en un enemigo abrasador. Hay una expresión española que retrata la cara menos amable del astro rey. Si quieres descubrir cuál es, continúa leyendo o haz clic aquí para cambiar a la versión inglesa de este artículo.

Un sol de justicia

Es posible que alguna vez hayas escuchado a un hispanohablante decir que hace un sol de justicia. Esta es una de esas expresiones cuyo significado es fácilmente comprensible gracias al contexto. Como habrás imaginado, esta frase denota que el sol pega muy duro y hace mucho calor.

Hoy hace un sol de justicia en la calle. No pienso salir de casa hasta la noche.

El origen de la expresión

Aunque su significado es fácilmente predecible, el origen de esta frase no es tan obvio. De hecho, a día de hoy, existen varias teorías acerca de su procedencia, si bien están conectados por un mismo elemento: la religión.

El Libro de Malaquías, que forma parte de la Biblia, hace referencia en uno de sus pasajes a un sol de justicia que se asomará en el día del Juicio Final. La estrella es en este caso una referencia a Dios, que aparecerá el día del Apocalipsis para salvar a aquellos que han sido buenos cristianos.

                                                                   Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia,

                                                                   y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

                                                                                                                                                                                           Malaquías 4: 2-3

Dentro de la tradición cristiana medieval, existía una práctica que podría explicar también el origen de nuestra expresión de hoy. Se trata de los juicios divinos o autos de fe, organizados por la Inquisición española.

Se trataba de actos públicos en los que se castigaba por sus pecados a varias personas. Su finalidad era disuadir al pueblo de la herejía y torturar a los penitentes. Uno de los castigos más populares era exponer a las víctimas al sol durante horas e incluso días.

Si la persona juzgada conseguía sobrevivir, se entendía que era inocente de todos los cargos de los que se le acusaba. Si, por el contrario, moría durante la tortura, quedaba demostrada su culpabilidad. De esta manera, el sol actuaba como un agente de la justicia.

Si te parece interesante la historia que tienen detrás expresiones de la vida cotidiana como esta, te animamos a que veas el siguiente video. En él, encontrarás más frases con la palabra sol que podrás utilizar para ampliar el vocabulario de tu día a día.


Keywords:

Comments

No comments found.