Perros y gatos: una batalla lingüística

by Patricia Mendez on Monday, April 08, 2019

Las mascotas comparten mucho tiempo con sus dueños. A veces, es curioso observar cómo los animales domésticos responden a órdenes únicamente en el idioma que elige su propietario para hablar con ellos. La relación entre animales y lenguas es una historia bidireccional: la manera en la que les hablamos influye en su comportamiento y, a su vez, su conducta añade expresiones a nuestro lenguaje diario.

El español está lleno de expresiones relacionadas con los animales. Especialmente, con los mejores amigos del hombre: los gatos y los perros. En el artículo de hoy, descubriremos el significado de un par de ellas. Haz clic aquí si prefieres continuar leyendo en inglés.

Llevarse como el perro y el gato

Todo el mundo ha oído alguna vez que los perros y los gatos no son buenos amigos. Obviamente, siempre hay alguna excepción. Sin embargo, lo cierto es que entre estos dos animales domésticos existe una rivalidad antiquísima, parecida a la de los gatos y los ratones. (¿Te acuerdas de Tom y Jerry?).

Así, no es de extrañar que la expresión llevarse como el perro y el gato apunte a una enemistad clara. Veamos un ejemplo de su uso:

Mis hermanos pequeños se llevan como el perro y el gato. Están siempre peleándose por los juguetes.

¿Cuál es el motivo de esta hostilidad? Pues bien, hay varios. Las experiencias que hayan vivido anteriormente con miembros de esa especie juegan sin duda un papel muy importante en su relación. Sin embargo, a esto hay que añadir las diferencias de carácter entre las dos mascotas, la relación con sus propietarios y, sobre todo, la desigualdad entre sus hábitos de socialización.

Llevarse el gato al agua

La segunda expresión de hoy también habla de una de nuestras mascotas favoritas: los gatos. Aunque son unos animales adorables, hay que reconocer que en ocasiones son algo testarudos. Este carácter terco es, precisamente, el origen de la expresión llevarse el gato al agua.

Es de sobra conocido que los gatos detestan el agua e intentan evitar el contacto con ella a toda costa. Conseguir meter un gato en el agua es toda una victoria, y por eso esta expresión se utiliza para hablar de logros remarcables. Veamos un ejemplo:

Parecía que el equipo no iba a remontar el partido, pero al final consiguieron llevarse el gato al agua y ganar por dos puntos.

Ahora que ya conoces dos expresiones más con perro y gato, te animamos a que le eches un vistazo al siguiente video para aprender más. Y si eres un enamorado de los animales, tenemos algo muy especial para ti.

En Playa del Carmen, Mexico, ofrecemos un programa de voluntariado con el que podrás aprender español mientras cuidas de gatos y perros sin hogar en el refugio SOS El Arca. ¡Ayúdanos a ayudar!


Keywords:

Comments

No comments found.