Caminante no hay camino, se hace camino al andar

by Patricia Mendez on Friday, May 31, 2019

El año pasado, unas 300 000 personas siguieron el Camino de Santiago hasta la esquina noroeste de España, manteniendo viva una tradición que se remonta mil años atrás en el tiempo.

¿Te gustaría pasar unas semanas visitando pequeños pueblos y caminando en contacto con la naturaleza? Continúa leyendo en español o haz clic aquí para cambiar a la versión en inglés y descubre todo acerca del Camino de Santiago.

Historia

Según cuenta la historia, alrededor del año 800, un ermitaño que vivía en el bosque observó una extraña estrella brillando en el cielo. Decidió informar al obispo, quien siguió su luz hasta una antiguo sepulcro de piedra. La tumba contenía tres cuerpos. El obispo creyó que uno de ellos albergaba los restos de Santiago el Mayor y enseguida dio aviso al rey.

Así las cosas, la primera persona en hacer el Camino de Santiago fue el rey Alfonso II de Asturias, que viajó a pie desde Oviedo para ver la recién descubierta tumba en Campostela (campo de estrellas). La Catedral de Santiago de Compostela se levantó después sobre el mismo lugar donde encontraron la sepultura.

Siguiendo los pasos del rey, se volvió una tradición para los cristianos de España, Francia y otros países europeos acudir en peregrinación por el norte de España a visitar la tumba del santo. Vale la pena recordar que, en aquel tiempo, la mayoría de la península estaba bajo el control musulmán de Al-Ándalus y la religión formaba una parte muy importante de la identidad de las personas. La época dorada del Camino se extendió del s. XXI al s. XXIII, cuando tanto la gente de a pie como los monarcas caminaban hacia Santiago.

Hoy en día

Aunque el Camino de Santiago nació en el seno de la religión cristiana, hoy en día atrae a gente de todo el mundo que encuentra interesante la idea de caminar a través de sus bellos paisajes por diversas razones. Ya estés buscando iluminación espiritual, una aventura al aire libre o simplemente quieras saber qué se siente al desconectarse del mundo moderno, puedes encontrar lo que buscas en el Camino.

Hay diferentes rutas que llevan a Santiago de Compostela. La más transitada es el Camino Francés, seguida del portugués. Además, la época del año preferida para hacer el camino es el verano. Por este motivo, aquellos que quieran evitar las multitudes y el calor deberían considerar hacerlo en primavera o en otoño.

Cuando comiences tu viaje, asegúrate de conseguir una credencial de peregrino para sellarla en los hostales, restaurantes e iglesias que encontrarás a lo largo del camino. Así, podrás probar lo lejos que has llegado. Necesitas hacer al menos 100 km a pie o 200 km en bicicleta hasta Santiago si quieres conseguir la Compostela (si has hecho el Camino por motivos religiosos) o el Certificado de Bienvenida (si lo has hecho por cualquier otro motivo).

Símbolos

A lo largo del camino, encontrarás muchas conchas de vieira y flechas amarillas que te ayudarán a orientarte. Las conchas, muy comunes en las playas de Galicia, llevan siendo todo un símbolo del Camino de Santiago durante siglos. Las encontrarás marcando el camino a seguir, así como colgando de las mochilas, bastones y cuellos de tus compañeros de viaje.      

Preparación

En cuanto comiences el Camino de Santiago, apreciarás el compañerismo con el que los peregrinos de España y de todas las partes del mundo se tratan unos a otros. ¡Haz un curso de español antes de comenzar tu viaje! De este modo, podrás conectar con ellos de una manera más profunda.

¡Buen camino!


Keywords:

Comments

No comments found.