Todo lo que no sabías sobre Halloween y sus orígenes

by Maria Martin on Thursday, October 31, 2019

“Morir es una noche salvaje y un nuevo camino” (Emily Dickinson)

La celebración de la muerte

Como cada año por estas fechas, la fiesta de Halloween (también llamada “Víspera de Todos los Santos”) se acerca, y con ella todos los preparativos para pasar una noche de miedo y recordar a aquellas personas que ya no se encuentran entre nosotros.

En don Quijote, queremos aprovechar la ocasión para haceros llegar algunos datos interesantes sobre los orígenes de esta tradición y su significado.

Haz clic para leer esta entrada en inglés.

Aunque es cierto que esta fiesta es especialmente importante en EE. UU. (o en México, donde la celebración se conoce como Día de Muertos y consiste en homenajear a los seres queridos fallecidos) la celebración se ha exportado al resto del mundo en las últimas décadas. De esta forma, las calabazas y calaveras decoradas, el juego de “truco o trato” o los disfraces de brujas, fantasmas y zombies han pasado a formar parte de nuestro imaginario colectivo.

Sin embargo y contrariamente a lo que muchos puedan pensar, los orígenes de esta fiesta no son estadounidenses. Continúa leyendo para descubrir más sobre la historia de Halloween.

La historia de Halloween

Aunque nadie sabe lo que ocurre cuando dejamos el mundo de los vivos, está claro que la muerte, así como el halo de misterio que la rodea, ha servido como fuente de inspiración para artistas de todas las épocas y disciplinas. Pero no solo para los artistas, ya que si hay algo que todos tenemos en común es que la parca nos espera al final de nuestros días.

Desde tiempos inmemoriales y hasta nuestros días, la muerte ha estado muy presente en las tradiciones y rituales de distintas civilizaciones en todo el mundo. Para poder explicar por qué se celebra Halloween, tenemos que remontarnos a los tiempos de las comunidades celtas que habitaban en Irlanda. Como la mayoría de las celebraciones y tradiciones, esta es una fiesta de origen pagano.

El ritual era conocido como Samhain (“el final del verano” en gaélico) y en él se celebraba el equinoccio de otoño y el fin de la cosecha, que coincidían con la llegada del año nuevo celta. Sin embargo, este no era el único motivo ni el más importante, pues lo que principalmente se perseguía era conectar con el mundo de los muertos. La creencia era que, en esta fecha concreta, la barrera que separaba este mundo del de los vivos era muchísimo más fina, quizás porque las noches eran más largas.

También se creía que los malos espíritus venían desde el otro mundo para llevarse a los vivos, por lo que los druidas realizaban hogueras y conjuros para alejarlos. La gente preparaba comida y dulces y la dejaban a la puerta de sus casas para agasajarles.

Pero con la aparición del cristianismo, la tradición experimentó varios cambios, ya que se consideraba que esta clase de rituales podían atraer al diablo. De esta forma, la fiesta pasó a celebrarse el 1 de noviembre y recibió el nombre de Día de Todos los Santos.

La fiesta llega a Estados Unidos

Fue en el siglo XVIII, con la primera ola de inmigrantes irlandeses, cuando la fiesta es exportada a los Estados Unidos. Aunque en un primer momento la celebración fue perseguida por los puritanos que moraban Nueva Inglaterra, tras la segunda oleada migratoria a finales del XIX, se consiguió establecer la festividad de forma permanente.

La tradición se fue mezclando con las creencias de los indios americanos en la época de la conquista del Oeste. De esta forma y en estos años, la costumbre de contar historias de miedo, el “truco o trato”, los disfraces de brujas y fantasmas empiezan a incluirse en los rituales de celebración.

En la actualidad

De esta forma, la fiesta de Halloween pasó a ser una de las más importantes en Norteamérica. Y a finales del siglo XX, en la mayoría de los países de Europa y gracias posiblemente a la influencia de la literatura, el cine y la televisión, los jóvenes comenzaron a celebrar esta fecha al estilo de los Estados Unidos.

Así, la festividad se ha ido alejando año a año de la tradición judeocristiana y transformando en un evento nocturno lleno de misterio, fantasmas, zombies, brujas y sentido del humor.


Keywords:

Comments

No comments found.